“Hemos hecho autocrítica”

“Hemos hecho autocrítica”

El entrenador del Real Oviedo afirma que tanto sus futbolistas como el cuerpo técnico han admitido los fallos cometidos en la pasada jornada

521
0
Compartir
Fernando Hierro, en El Requexón (Foto: Álvaro Campo).

Dice uno de los tópicos futbolísticos más extendidos que tras una derrota, lo ideal es jugar otro partido cuanto antes. Al Real Oviedo es posible que se le haya hecho muy larga esta semana tras recibir un duro correctivo frente al Huesca. Pero, quizá, el paso de los días también ha conseguido que los futbolistas y el cuerpo técnico afronten el encuentro frente al Levante todavía más motivados.

Se trata de un enfrentamiento duro frente al líder de la categoría, un equipo que hasta ahora se ha mostrado casi intratable. Fruto de ese buen hacer de los valencianos, disfrutan de una notable ventaja en la clasificación, un colchón que pretenden aumentar este mismo sábado en el Carlos Tartiere. Sobre ese choque, Fernando Hierro ha comentado que “es motivante para todos. Viene el líder, que hasta ahora ha sido el mejor. Son un candidato al ascenso directo, conocen muy bien la categoría, pero a nosotros nos motiva. A los jugadores el reto les ilusiona. Son un equipo con disciplina táctica y mucha calidad. Nosotros vamos a dar el cien por cien y ojalá ganemos el partido”.

Para conseguir algo positivo, el equipo de la capital del Principado tendrá que corregir los fallos cometidos la jornada pasada en El Alcoraz. El técnico malagueño, utilizando la tranquilidad de la que viene haciendo gala desde que aterrizara en el club, ha afirmado que “hay que ser positivos, buscar las cosas y analizarlas. Lo de Huesca nos tiene que valer de experiencia. Los pequeños detalles marcan la diferencia y a partir de ahí hay que sacar cosas positivas. La semana de entrenamiento ha sido fantástica y lo de Huesca nos tiene que servir para aprender. Tanto los jugadores como el cuerpo técnico hemos hecho autocrítica, sabiendo que nos ha ganado un gran rival. Este tipo de semanas son difíciles pero motivantes, ya que los chicos ponen atención y están más metidos. Hay que ser positivos, el sábado tenemos un reto bonito”, afirmó en rueda de prensa en las instalaciones de El Requexón.

Pero, aparte de hacer una necesaria autocrítica tras el 4-0, el preparador oviedista ha querido hacer un llamamiento a la fiel afición azul. «Ellos tienen que sentir que están el Carlos Tartiere, necesitamos a la gente desde el primer minuto, que el equipo lleve a la gente en volandas. Queremos un gran ambiente, con la gente animando para que los jugadores se motiven más. Algo parecido a la segunda parte de Lugo, que sintamos que tenemos a 15.000 personas con nosotros. Vamos a tener que sufrir en tramos del partido y eso lo tiene que saber la gente”.

Para un encuentro tan importante, el cuerpo técnico azul cuenta con una baja segura, la de Óscar Gil, y las dudas de dos futbolistas fundamentales como son Verdés y Toché: “Toché con una sobrecarga en el gemelo, no ha entrenado por precaución. Diegui y Varela se incorporan al grupo, es una alegría. Y por último el caso de Héctor Verdes, que es un tema particular. Estamos siendo inteligentes con él y tratamos de dosificar para que llegue de cara al partido del sábado. Verdés nos aporta mucho”. El entrenamiento de la jornada del viernes marcará si el central y el delantero están disponibles para un enfrentamiento tan importante.

Eso sí, si el defensa no fuera capaz de sobreponerse a sus problemas físicos, tampoco condiciona la idea o la confianza de Hierro: “Tenemos a gente que se puede adaptar. Christian, Peña y Vila pueden ocupar un sitio en la defensa, no me preocupa el tema de los centrales”.

UNA CATEGORÍA IGUALADA. El malagueño también quiso hacer hincapié en lo cerca que se encuentran todos los rivales unos de otros (excepto quizá el propio Levante). Esto provoca que del segundo puesto tras el empate frente al Lugo se haya pasado a la séptima posición tras la derrota en Huesca: “Todo está en un pañuelo. Esto es lo que va a ser la categoría, es muy bonita pero exigente. Creo que es una categoría preciosa, sabiendo que tiene una exigencia extra. Aquí se puede ganar a cualquiera, es un reto bonito para cualquier equipo”.

En último lugar, y para despedirse, Hierro quiso hablar sobre ese cuarto aniversario de la llegada del Grupo Carso al Real Oviedo. Para el antiguo internacional español no hay dudas que es “una bendición”. “Un club tan histórico como este, en una ciudad como Oviedo es ilusionante que llegue una gente como este grupo, con un proyecto como el que plantea. Es gente comprometida, que cada día lo siente más, era necesario. Es extraordinariamente importante para saber dónde se está y a dónde se quiere ir”, sentenció para finalizar su comparecencia.